El aborto espontáneo, una experiencia silenciada

tristeza-ante-el-aborto-520x221

Del aborto involuntario U. no habla, no lo menciona en su biografía, se vuelve tabú. Tanto para U. como para su pareja, se convierte en el secreto del que nadie se interesa. Los dos sufren en silencio el duelo por lo que pudo haber sido una vida y se perdió. Ninguno de los dos olvida y ambos recuerdan en solitario al niño que nunca nació. Calendarizando en forma de fechas y expectativas, convierten en culpa algo que ocultar, dejando un vacío insalvable entre ellos.

El caso de U. y J.M no es más que un caso de tantos, resultado de una sociedad que, en plena era de la información, todavía conceptualiza el aborto como algo que no debe suceder y se contrapone a la función reproductiva esperada de la mujer, así como a la también esperada “virilidad” del hombre. Exactamente igual que ocurre con cualquier problema de infertilidad. Esto provoca una negación del suceso y una represión de los sentimientos que éste genera.  Lo que no tiene voz, acaba convirtiéndose en silencio e invisibilidad social.

Sin embargo, el aborto espontáneo es más habitual de lo que se suele creer. La biología de un embarazo es muy compleja y delicada, siendo el aborto espontáneo la complicación más frecuente en la gestación, alcanzando una frecuencia del 15%-20% del total de embarazos reconocidos. No obstante, ésta es una cifra imprecisa, ya que a veces la gestación es tan breve que muchas mujeres, antes de darse cuenta de que están embarazadas, pueden tener un aborto confundiendo la pérdida con la menstruación más abundante o simplemente con un retraso de la misma. Por tanto, dicen los expertos que, al no ser reportados estos casos ni integrados en las estadísticas, las tasas de aborto espontáneo pueden estar acercándose al 40%-50% y, en la mayoría de los casos, se desconoce la causa para explicar lo ocurrido.

La pérdida de un embarazo es algo repentino y generalmente imposible de evitar, un mecanismo natural del organismo que reacciona ante un problema. Multitud de mujeres y parejas pasan por esta dolorosa experiencia durante su etapa fértil y sin embargo socialmente no está previsto que esto ocurra. A la mayoría de las personas les resulta incómodo hablar de ello aunque a veces, cuando sufres un aborto inesperado, descubres que tu entorno está lleno de mujeres que también lo han sufrido. Es cierto que conocer estos testimonios, no suele servir de consuelo a las parejas, que viven el duelo con mucho dolor, pero sentirse menos solos les puede ayudar a conectar y reorganizar sentimientos. Y es que, existen aspectos emocionales ligados al aborto espontáneo que es imposible negar: Dolor, pena, miedo a un nuevo embarazo y un verdadero duelo por el proyecto de hijo amado, son sentimientos que no pueden obviarse.

Es evidente que el aborto es una realidad poco normalizada y muy callada, aunque forma parte de la naturaleza y de nuestros procesos gestacionales. Y cuando alguien recibe una noticia así, sin tener referentes sobre lo qué le ocurre, sin entender los desequilibrios hormonales y altibajos emocionales que comporta, se siente desamparado y a oscuras.

Constantemente me encuentro con pacientes que me explican que, cuando se deciden a dar el “salto” y contar que han tenido o están teniendo un aborto, se encuentran con comentarios bienintencionados, pero totalmente equivocados y desafortunados, fruto de creencias populares irracionales que todavía nos inculcan. Este hecho se traduce en frases como: “esto no es nada”, “eran tan sólo células”, “el tiempo lo cura todo”, “tenéis que olvidar”, “estás demasiado estresada, seguro que ha ocurrido porque trabajas demasiado”, “ya tendrás otro hijo pronto”, “aún eres joven, puedes tener otro bebé”, “por lo menos esta pérdida sucedió ahora”, “mujer legrada mujer embarazada”, “tienes más hijos”, “tienes que ser fuerte”, etc.  Estos comentarios inapropiados hacen que la mujer se culpe a sí misma (estableciendo una falsa identificación del estrés o su estilo de vida como causa del problema, cuando esto no tenía nada que ver y ella no podía hacer nada porque el aborto era inevitable) y sólo contribuyen a que ambos miembros de la pareja no legitimen, no se den permiso para estar en duelo, para estar vulnerables. La pareja llega a sentir que no se le permite hablar sobre su pérdida, experimentando un duelo incomprendido y desautorizado. Uno de los principales problemas a la hora de elaborar un duelo correctamente es la negación, hacer como si no hubiese pasado nada. La pena asociada al aborto es única, ya que no se basa en experiencias o recuerdos sino en lazos afectivos prenatales, es decir, se basa en deseos y fantasías. En otros duelos, el doliente tiene la oportunidad de llorar, tiene derecho a deprimirse durante un tiempo, a despedirse. Aquí no. Se dan situaciones como abortar e ir a trabajar el mismo día o al día siguiente. Nuestra sociedad está fijada en la negación de la muerte en el vientre materno, con lo que muchas personas se quedarán fijadas ahí también y no podrán avanzar en el proceso de duelo. “No lo veo, luego no existe, aquí no ha pasado nada”. Y es que la aceptación social del trauma influye en la recuperación emocional y psicológica de estos padres, que necesitan disponer de espacios donde expresar sus sentimientos y que éstos no sean negados o minimizados.

Es hora de ir rompiendo tabúes que atentan contra nuestra persona, contra nuestros cuerpos y contra la misma naturaleza. Porque, en definitiva, existen muchas versiones de mujer y de pareja. Y también diversas versiones de ciclos menstruales, de gestaciones, de abortos, de maternidades y de postparto. Y no debemos culparnos ni avergonzarnos de ninguna de ellas.

Anuncios

¿Qué relación existe entre el estrés y la infertilidad?


¿Puede el estrés por lograr un embarazo ser responsable de los problemas para concebir? ¿Puede la ansiedad impedir que una mujer se quede embarazada?

Numerosos estudios han investigado el papel del estrés en la infertilidad, unos intentando establecerlo como factor causal de la esterilidad y otros como consecuencia de ésta.

Sabemos que la edad y el consumo de alcohol o tabaco son factores que influyen en la concepción pero el estrés es una variable mucho más difícil de evaluar.

Que relacion existe entre el estres y la infertilidad 2

Existe evidencia científica de que los pacientes de infertilidad sufren un fuerte impacto emocional, presentando muchos de ellos en algún momento del diagnóstico y/o el tratamiento de Reproducción Asistida síntomas clínicos de cierta significación. Las investigaciones revelan que nuestros pacientes presentan mayores niveles de ansiedad, estrés y estado de ánimo depresivo que el resto de la población. Incluso hay estudios que sugieren que el nivel de desajuste emocional de los pacientes de infertilidad es similar al de pacientes oncológicos. No obstante, aunque se ha demostrado que el estrés es una consecuencia directa de la incapacidad de procrear, no está tan claro que los factores emocionales puedan impedir la concepción.

La llamada esterilidad de causa psicógena es un tema controvertido. Hay algunas líneas de investigación que sugieren que el estrés y la depresión alteran el sistema psico-neuro-immune-endocrino afectando la capacidad reproductiva femenina (principalmente se está estudiando como la ansiedad emocional podría repercutir en la función del hipotálamo, una glándula endocrina que interviene en la regulación de los ciclos menstruales; como el estrés podría alterar el transporte de los óvulos a través de las trompas de Falopio y el fluido uterino de la sangre; y si los niveles de prolactina, cortisol y alfa-amilasa -componentes del estrés- están más presentes en las mujeres que tardan más en quedarse embarazadas). En el caso de los hombres, los estudios sugieren una correlación negativa entre el estrés de los varones y la calidad del semen (los trastornos emocionales afectarían principalmente a la concentración y el volumen de esperma). En todo caso, los estudios son escasos y sus resultados no son concluyentes.

Es cierto que cada día la investigación en Neurociencias nos demuestra que la mente y las emociones influyen en todas las funciones del cuerpo (la respiración, la circulación, la digestión, la producción de hormonas, el sistema inmune), pudiendo afectar a las hormonas implicadas en la fertilidad y la concepción. El cuerpo cambia momento a momento. Y la mente y los estados de ánimo cambian incluso más rápido. Sin embargo, llama la atención como mujeres en situación de estrés agudo, como por ejemplo una violación durante una guerra, quedan embarazadas (este es el ejemplo que explicamos siempre los psicólogos a nuestros pacientes). Aquí tenemos que diferenciar entre el estrés agudo y el crónico. Los estudios van en esta dirección, en el estrés que se mantiene de forma prolongada en el tiempo y podría alterar el sistema inmune o el endocrino. Ahora bien, la capacidad reproductiva se ve afectada por tantísimas variables (edad, estilo de vida, tiempo buscando embarazo, etc.) que no se puede establecer una causalidad directa. Si realmente influye el estrés crónico, seguramente lo hace de forma parcial y puede dificultar pero no imposibilitar un embarazo.

Hubo un tiempo en que se describieron los factores emocionales como responsables de los casos de Esterilidad de Origen Desconocido (E.O.D). No obstante, la proporción de parejas con E.O.D ha disminuido con la sofisticación del diagnóstico médico, encontrándose causas no psicológicas.                                                     Actualmente el 15% de los casos de infertilidad no se atribuye a una causa médica definida. Sin causa clara, el entorno familiar y social considera que los problemas para procrear se derivan tan solo de la ansiedad que experimentan las parejas que ven frustrado su deseo de tener un bebé. Esto se traduce en parejas y, muy especialmente en mujeres, que se sienten culpables de no quedarse embarazadas pensando que la causa de no conseguirlo es su estado emocional, cuando esta asociación en ningún caso está demostrada. Los que tienen dificultades para concebir deben lidiar con los comentarios bienintencionados y dolorosos de los que están al “otro lado del cristal”. Esos familiares, vecinos y amigos que les dicen: “Olvídate, vete de vacaciones a la playa y verás cómo te quedas embaraza”, “Si es que con el estrés que lleváis en el trabajo, es normal que abortes”, “En mi época nadie se hacía tratamientos y todas nos quedábamos embarazadas”. Todos estos comentarios, no sólo no ayudan, sino que hacen mucho daño, aumentan la ansiedad, responsabilizan a las mujeres del embarazo atribuyéndoles una capacidad omnipotente de ser madres y, lo peor de todo: Son infundados.

Como ya hemos dicho, aunque los especialistas en psicología y en reproducción reconocemos que la infertilidad y los trastornos psicológicos están íntimamente relacionados, no existe evidencia científica, no se ha demostrado que la ansiedad afecte a la fertilidad natural de la mujer o sea un factor determinante para el resultado del tratamiento. No hay estudios concluyentes que demuestren que el estrés por sí mismo cause esterilidad. Lo que la literatura científica sí evidencia es que los factores emocionales son la principal causa de abandono de los tratamientos, por delante de los aspectos médicos o económicos. De manera que la tasa acumulada de embarazo es más alta cuando el estado psicológico de los pacientes es bueno, porque disminuye la tasa de abandono del tratamiento y esto se traduce en más posibilidades de tener el niño en casa. Por tanto, la intervención psicológica para reducir la ansiedad puede jugar un papel importante en el incremento de la posibilidad de un embarazo.

Todos los días llegan a mi consulta pacientes angustiadas, estableciendo una relación causal entre la ansiedad y el resultado no esperado. Con todas soy categórica, a todas les digo lo mismo: La ansiedad hay que cuidarla por nuestra salud emocional, para aumentar nuestra calidad de vida, no porque la ansiedad impida embarazos o provoque abortos. Hay que desterrar estos mitos popularmente instaurados. Mi experiencia profesional me dice que aquí en el CIRH todas las pacientes están nerviosas y tenemos embarazos a diario. Y este hecho es muy significativo.

Para concluir, decir que podéis tranquilizaros en cuanto a la angustia emocional causada por problemas de fertilidad u otros acontecimientos vitales: Ésta no pondrá en peligro la posibilidad de quedaros embarazadas. Sin embargo, aliviar el sufrimiento psicológico y cuidar la ansiedad, no sólo aumentará vuestra calidad de vida sino que mejorará vuestra adaptación y resistencia, contribuyendo a disminuir el abandono de los tratamientos, y esto a su vez redundará en incrementar las tasas de embarazo y cumplir vuestro deseo.

¿Qué le contamos a nuestro hijo acerca de sus orígenes biológicos? ¿Existen repercusiones psicológicas?


Cada vez son más las personas que conciben a sus hijos a través de tratamientos con óvulos y/o espermatozoides de donantes. Y todas ellas, antes o después, se enfrentan a un gran interrogante: ¿Debe el niño nacido por donación de gametos conocer su origen biológico? ¿Qué efectos conlleva a nivel psicoemocional revelarlo o mantenerlo en secreto?

“Contar o no contar”: ¡Esa es la cuestión! Esta es una duda por la que atraviesan muchos pacientes y también profesionales…

En España la legislación no obliga a dar a conocer este hecho a los hijos. Por tanto, la ley deja libertad y responsabilidad a los padres para revelarlo o no.

Que le contamos a nuestro hijo acerca de sus origenes biologicos Existen repercusiones psicologicas

Aunque existen dos posicionamientos opuestos al respecto por parte de las familias, entre los profesionales de la salud la tendencia actual es de apertura al niño sobre la donación. De hecho, el Grupo de Interés en Psicología de la SEF confirma esta postura, sin prejuicio, obviamente, de respetar las decisiones de cada padre o madre. Pues se trata de una decisión íntima y personal de cada familia que va a depender de sus valores, contexto sociocultural y de la propia aceptación de la técnica que les ha permitido tener un hijo.

Numerosas investigaciones sugieren mantener una postura de apertura hacia el niño y naturalizar la situación, ya que no decírselo puede causarle un daño psicológico importante. La evidencia científica afirma que mantener el secreto puede dañar la relación familiar de confianza y el desarrollo psico-afectivo del hijo. Los secretos no son beneficiosos en ninguna relación, ya que generan distancia afectiva. Hemos de tener en cuenta que el vínculo afectivo con los hijos se construye en la convivencia del día a día, en la crianza, en el amor, y no depende del origen de una célula inicial. Además, se ha estudiado que los niños descubren las “claves ocultas” que desarrollan sus padres a la hora de hablar entre ellos sobre lo que se está ocultando y muchos pacientes refieren haberle contado a alguien el origen genético de su hijo pudiendo hacer esto que el niño se entere de forma accidental y abrupta, cuando es importante que éste sea informado por sus padres de una forma adecuada y en un momento oportuno.

Es beneficioso que se le explique a una edad temprana (no esperar a la adolescencia ni a la edad adulta) con naturalidad, sencillez y teniendo en cuenta su nivel madurativo. Recomendamos dar el paso entre los 4 y los 8 años de edad, dejando que sea el propio niño el que marque el “tempo” a medida que vayamos viendo que se interesa por la cuestión gestacional y utilizar cuentos y analogías para explicárselo.

Cuando se está elaborando el duelo genético que conllevan estos tratamientos, muchas veces se magnifica la importancia que se adjudica a la herencia genética. Es bueno recordar aquí que los seres humanos somos 99% iguales y sólo un 1% de nuestro ADN nos hace diferentes. Lo que mayoritariamente se transmite en ese 1% son predisposiciones a enfermedades y rasgos fenotípicos (principalmente elementos físicos y morfológicos tales como el color y textura del cabello, la estatura, el color de ojos, etc.). La crianza, los valores, el amor del día a día de la relación paterno-filial, no están incluidos en ese 1%. Ese niño, como alguien dijo (ignoro el autor), “tal vez no tenga tus ojos pero sí tu mirada, tal vez no tenga tu boca pero sí tu sonrisa, tal vez no tenga tus brazos pero sí ciertos gestos de quién le acuna”…

En todo caso, hemos de tener en cuenta que ser madre o padre es algo mucho más importante que proporcionar un gameto y que el equilibrio emocional de un hijo depende de la seguridad y el afecto que nosotros le brindemos y todo esto, por supuesto, no está inscrito en los genes. El origen de un hijo está en el deseo de ser padres, no en las células germinales.

No es padre o madre quien generosamente dona sus cromosomas, sino quien ama, cuida, protege, educa, juega y riñe durante toda una vida.

Síntomas en la Beta-espera

Sintomas en la Beta espera¿Podemos adivinar si estamos embarazadas? ¿Quién no ha sentido la tentación/necesidad de adivinar si se ha producido el embarazo durante los días de espera de la prueba Beta-HCG?

Como ya hemos comentado en otras entradas del blog, durante la Beta-espera nos encontramos en un período de incertidumbre que resulta muy estresante.

Los primeros días, después de la inseminación o transferencia de embriones, somos conscientes de que es muy difícil que podamos sentir todavía ningún síntoma de embarazo por lo que estamos más relajadas. Pero según transcurren los días, la ansiedad va creciendo, las dudas empiezan a surgir y es muy frecuente que empiece la auto-observación obsesiva de los “síntomas”.

El transcurso del tratamiento y de los necesarios controles durante ciclo, hacen en cierta medida inevitable estar centradas en nuestro cuerpo. Y es todavía más difícil dejar de estarlo en la Beta-espera, ya que tendemos a “hipervigilar” todos los síntomas de nuestro cuerpo para obtener una respuesta antes de tiempo.

Estamos gran parte del día pendientes de lo que consideramos posibles síntomas de embarazo: pecho hinchado, dolor abdominal, sueño alterado, hambre, mareos, cansancio, estreñimiento, dolor de cabeza, etc. Pero debemos recordar que, en caso de estar embarazadas, se trataría de un embarazo tan incipiente que no necesariamente tendríamos que sentir nada todavía. Y debemos saber que tales síntomas pueden darse o no durante un embarazo y que cada embarazo, igual que cada ciclo de tratamiento aunque no exista embarazo, puede ser distinto manifestándose con síntomas diferentes. Además conviene explicar que muchos de los síntomas podrían darse por los efectos de la progesterona que estamos tomando según las indicaciones de nuestro ginecólogo y no porque estemos embarazadas. También muchos síntomas son similares a los experimentados durante el período premenstrual.

Durante los días de espera del resultado, también es muy frecuente que realicemos comprobaciones constantes al cuarto de baño preocupadas por las posibles pérdidas de sangre, pero aquí debemos saber que las pérdidas no tienen que ser necesariamente “señal de alarma”, pueden ser debidas a la manipulación del cuello uterino durante la inseminación o transferencia embrionaria o incluso debidas a un posible sangrado de implantación (no siendo por tanto motivo de preocupación, sino un signo de embarazo).

Por tanto, la conclusión de todo esto es que durante la espera de la prueba Beta-HCG, tan normal es tener síntomas como no tenerlos; y el hecho de experimentar o no síntomas no es “garantía” de nada, no nos da ningún tipo de información fiable de si estamos o no embarazadas. Siento deciros que, desgraciadamente, no podemos adivinar si existe embarazo y no queda más remedio que esperar por eterna que se haga la espera.

Todos los días acuden a nuestra consulta pacientes convencidas de no estar embarazadas por “no sentir nada” llevándose la grata sorpresa del positivo el día de la prueba; así como pacientes ilusionadas por “notar señales” que se llevan la enorme decepción de un resultado negativo.

Durante este período de espera (inconscientemente) será inevitable que “escuchemos” a nuestro cuerpo pero es importante racionalizar acerca de los posibles síntomas y no darles ningún tipo de “crédito” recordando que muchos de ellos son igualmente comunes en la menstruación y el embarazo. Por otro lado, también es importante identificar los momentos en los que estamos prestando más atención a las respuestas fisiológicas (por ejemplo, acudir al baño más a menudo de lo normal) para sustituirlos por actividades incompatibles con esta vigilancia, actividades distractoras que nos permitan focalizar nuestra atención en otras cosas.

Sin duda, para gestionar la ansiedad durante la betaespera y que ésta pase lo mejor posible, además de no dar importancia a los posibles síntomas, será fundamental adoptar una perspectiva positiva y realista.

10 consejos para sobrellevar la betaespera

10 consejos para sobrellevar la betaespera1.- Trata de dejar paso a tus emociones y acéptalas de forma natural. Si las evitas, éstas acabaran teniendo más peso y frecuencia.

2.- No tengas miedo de expresar y compartir tus pensamientos y emociones con la pareja. Favorece una buena comunicación con ella pero limita el tiempo dedicado exclusivamente al “objetivo embarazo”. Es importante tener otros proyectos en común, pues existe el peligro de que acabe siendo el “mono tema” en la pareja y ésta necesita “oxigenarse”. Por ello, puede ser bueno compartir tus preocupaciones con alguien más de tu entorno de confianza, así como con personas que hayan pasado por el mismo proceso.

3.- Comunícate también con personas que desconozcan que estás en tratamiento, a fin de centrar la atención en otros aspectos cotidianos y reducir el tiempo que pasas pensando en la beta. Tan malo es evitar los pensamientos u emociones como dedicarles todo nuestro tiempo, pues corremos el riesgo de elevarlos a la categoría de “obsesión”.

4.- Cultiva la paciencia y la actitud positiva. Dar mil vueltas a pensamientos negativos eleva la preocupación inútilmente.

5.- Dedica un “tiempo de mal rollo” limitado (unos 20 minutos) al día para descargar los pensamientos y emociones negativas referentes al problema de infertilidad (en este espacio de tiempo “todo” está permitido: llorar, enfadarte, gritar, etc.). Así, cuando éstos aparezcan en momentos inesperados, los delegaremos a ese periodo para poder continuar centrados en nuestras tareas. Saber que tenemos un tiempo que nosotros estipulamos, ayuda a aumentar nuestra sensación de control sobre la situación y por tanto reduce los pensamientos recurrentes y generadores de malestar a lo largo del día.

6.- Normaliza tu vida diaria, sin abandonar las tareas cotidianas, trabajo, ocio, etc., para que el tratamiento no sea el eje de tu vida y así poder seguir implicándote en situaciones en las que sí tienes control.

7.- Vive el presente. Centra tu atención en la tarea que se estés realizando en cada momento. Se trata de mantener la mente ocupada en cosas concretas, sin distracciones.

8.- Realiza ejercicios de respiración o técnicas de relajación para calmar la ansiedad y conseguir una desactivación fisiológica. Estos ejercicios ayudan a mejorar la capacidad de concentración (y por tanto reducir pensamientos negativos intrusivos) y desactivar el cuerpo (aceleración del pulso cardiaco, hiperventilación,  tensión muscular, etc.).

9.- No “autoobserves” tu cuerpo. Buscar en tus síntomas una respuesta al tratamiento alimentará la ansiedad sobre el resultado final. En estos días es normal tanto que aparezcan “síntomas” nuevos como no tenerlos y éstos no son “garantía” de nada. (Dedicaremos una entrada del blog a esta cuestión).

10.- Trata de integrar unos hábitos de nutrición, sueño y descanso saludables.

La sensación de “pérdida de control” en la Beta-espera

La sensacion de perdida de control en la Beta esperaA lo largo de todas las fases del tratamiento solemos tener una sensación de pérdida de control de nuestras vidas que resulta muy estresante, pero esta sensación se agudiza en la espera del resultado de la prueba de embarazo.

Hasta ahora, hemos seguido todas las pautas de medicación de nuestro ginecólogo (nos hemos pinchado la dosis indicada a la misma hora todos los días, hemos acudido a todas las visitas control para las ecos, estamos tomando el ácido fólico, etc.) sintiéndonos de esta forma totalmente implicadas en el proceso. Hemos superado gran parte de los posibles problemas que podríamos haber tenido en esta carrera de obstáculos: hemos respondido bien a la estimulación ovárica produciendo folículos, en la punción nos han extraído ovocitos, nos han llamado del Laboratorio de FIV para hablarnos de la evolución de nuestros embriones y han podido transferirnos uno o varios embriones!

Pero ¿qué ocurre una vez hecha la transferencia o inseminación?

Empieza una nueva etapa de incertidumbre en la que sentimos que no podemos hacer nada para conseguir el tan ansiado positivo. Podemos tomar el ácido fólico y la progesterona, podemos hacer un par de días de reposo relativo, pero poco más.

En otras áreas de nuestra vida si nos esforzamos, obtenemos un beneficio, un resultado, pero en este caso poco podemos hacer. Es en este momento cuando nos damos cuenta de lo “pequeños” que somos los seres humanos, cuando nuestros delirios de grandeza (de querer controlarlo todo) se derrumban. Siempre es menos estresante afrontar un resultado (aunque sea negativo) que sobrellevar la incertidumbre, el “no saber” puede ser peor que el fracaso a la hora de desplegar nuestro repertorio de estrategias de afrontamiento.

En la beta-espera nos encontramos a medio camino entre la esperanza del positivo y el miedo generado por un posible negativo. Los primeros días suelen ser mejores, estamos contentas por haber llegado hasta la última fase del tratamiento y somos conscientes de que es imposible que podamos sentir aún ningún síntoma por lo que estamos más relajadas. Según transcurren los días, la ansiedad va “in crescendo”, las dudas empiezan a surgir y es muy frecuente que empiece la auto-observación obsesiva de los “síntomas”. Los pensamientos negativos se presentan con más frecuencia que los positivos y nos escudamos en la falsa creencia de que los primeros nos protegen ante un posible fracaso. Esta situación estresante va acompañada de una reacción emocional que probablemente lleva con nosotras mucho tiempo pero que ahora “estalla” (ansiedad, irritabilidad, falta de concentración…). Y por si todo esto fuera poco, nos culpamos por sentir ansiedad pensando que tal ansiedad puede dificultar la implantación del embrión.

Ahora más que nunca es importante cuidar nuestro estilo de vida sin obsesionarnos. Debemos cuidar nuestras emociones, pero también integrar unos hábitos de nutrición, sueño y descanso saludables. Por lo tanto, sí podemos hacer algo! Tal vez no para conseguir el positivo pero sí para aumentar nuestra calidad de vida y no desgastarnos en el proceso: Continuar con nuestra vida diaria. Normalizar nuestro día a día. El trabajo, el ejercicio suave, la vida social y cultivar nuestras aficiones nos van a servir como estupendos distractores del pensamiento y las emociones. Racionalizar acerca de los posibles síntomas, muchos de ellos igualmente comunes en la menstruación y el embarazo, así como adoptar una perspectiva positiva y realista ayudarán a que la espera pase lo mejor posible.