10 consejos para sobrellevar la betaespera

10 consejos para sobrellevar la betaespera1.- Trata de dejar paso a tus emociones y acéptalas de forma natural. Si las evitas, éstas acabaran teniendo más peso y frecuencia.

2.- No tengas miedo de expresar y compartir tus pensamientos y emociones con la pareja. Favorece una buena comunicación con ella pero limita el tiempo dedicado exclusivamente al “objetivo embarazo”. Es importante tener otros proyectos en común, pues existe el peligro de que acabe siendo el “mono tema” en la pareja y ésta necesita “oxigenarse”. Por ello, puede ser bueno compartir tus preocupaciones con alguien más de tu entorno de confianza, así como con personas que hayan pasado por el mismo proceso.

3.- Comunícate también con personas que desconozcan que estás en tratamiento, a fin de centrar la atención en otros aspectos cotidianos y reducir el tiempo que pasas pensando en la beta. Tan malo es evitar los pensamientos u emociones como dedicarles todo nuestro tiempo, pues corremos el riesgo de elevarlos a la categoría de “obsesión”.

4.- Cultiva la paciencia y la actitud positiva. Dar mil vueltas a pensamientos negativos eleva la preocupación inútilmente.

5.- Dedica un “tiempo de mal rollo” limitado (unos 20 minutos) al día para descargar los pensamientos y emociones negativas referentes al problema de infertilidad (en este espacio de tiempo “todo” está permitido: llorar, enfadarte, gritar, etc.). Así, cuando éstos aparezcan en momentos inesperados, los delegaremos a ese periodo para poder continuar centrados en nuestras tareas. Saber que tenemos un tiempo que nosotros estipulamos, ayuda a aumentar nuestra sensación de control sobre la situación y por tanto reduce los pensamientos recurrentes y generadores de malestar a lo largo del día.

6.- Normaliza tu vida diaria, sin abandonar las tareas cotidianas, trabajo, ocio, etc., para que el tratamiento no sea el eje de tu vida y así poder seguir implicándote en situaciones en las que sí tienes control.

7.- Vive el presente. Centra tu atención en la tarea que se estés realizando en cada momento. Se trata de mantener la mente ocupada en cosas concretas, sin distracciones.

8.- Realiza ejercicios de respiración o técnicas de relajación para calmar la ansiedad y conseguir una desactivación fisiológica. Estos ejercicios ayudan a mejorar la capacidad de concentración (y por tanto reducir pensamientos negativos intrusivos) y desactivar el cuerpo (aceleración del pulso cardiaco, hiperventilación,  tensión muscular, etc.).

9.- No “autoobserves” tu cuerpo. Buscar en tus síntomas una respuesta al tratamiento alimentará la ansiedad sobre el resultado final. En estos días es normal tanto que aparezcan “síntomas” nuevos como no tenerlos y éstos no son “garantía” de nada. (Dedicaremos una entrada del blog a esta cuestión).

10.- Trata de integrar unos hábitos de nutrición, sueño y descanso saludables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s